"Ai, Dios", el corto de las placas